IFGM
AMIF
KINEMEZ

Principios

Le mostramos algunos conceptos teóricos para comprender mejor el tratamiento en base al Método Mézières:

1. La unidad corporal y las cadenas musculares

2. La lordosis es móvil y la deformidad

3. El diafragma: respiración y postura

4. El reflejo "anti-dolor"
 

1. La unidad corporal y las cadenas musculares

El Método Mézières aborda el dolor local teniendo en cuenta al cuerpo en su globalidad.

En numerosas ocasiones los protocolos que se utilizan para el tratamiento de problemas articulares o musculares es excesivamente analítico. Ante una dolencia de espalda no es infrecuente escuchar comentarios del tipo "tiene usted que tonificar su espalda y sus abdominales".

La visión del mezierista considera que muchos dolores y deformidades de la espalda no se deben a una debilidad muscular sino, en muchas ocasiones, a la rigidez de los tejidos como músculos y fascias. La reeducación deberá ser global ya que el funcionamiento de los músculos es global, unos se relacionan con los otros formando cadenas musculares, particularmente la cadena posterior que se extiende desde el cráneo hasta los dedos de los pies. En consecuencia, se deberá insistir sobre la flexibilidad muscular respetando las capacidades de cada individuo.
 

2. La lordosis es móvil y la deformidad

Definimos lordosis como la concavidad de la curva de la espalda, de este modo tenemos dos lordosis, la cervical y la lumbar. Cuando hablamos de hiperlordosis nos referimos a un aumento del arco lumbar.

Cuando la hiperlordosis es debida a una rigidez muscular, no es suficiente con estirar esos músculos de forma analítica porque la tensión se trasmitirá a otra parte del cuerpo: al cuello, a las piernas, al tórax, etc.  Cualquier intento de reducir la hiperlosdosis de su cuello, provocará automáticamente un aumento de la lordosis de sus lumbares, y viceversa. Es como si la lordosis se moviera de un lado hacia el otro. De ahí la importancia de flexibilizar esos músculos al tiempo que se controlan las demás partes del cuerpo afín de evitar compensaciones y deformidades.
 

3. El diafragma: respiración y postura

El diafragma no es sólo un músculo de la respiración. Por un lado sus inserciones sobre las vértebras, influye en la forma de nuestra espalda y también sobre la dinámica del cuerpo. Su ubicación y su multifuncionalidad le otorgan un papel clave en la reeducación global. Es frecuente encontrar alteraciones posturales asociados a una mala mecánica del tórax, de ahí la necesidad de trabajar simultáneamente los ejercicios posturales con una respiración adecuada.

No se trata de enseñar a respirar sino de mejorar la mecánica torácica para que los músculos respiratorios funcionen mejor.
 

4. El reflejo "anti-dolor"

Para entender mejor este reflejo, lo ilustraremos con un ejemplo. Es fácil comprender qué sucede cuando sufrimos un esguince de tobillo. Los músculos encargados de estabilizar la articulación se contraen con el objetivo de "fijar y proteger" los ligamentos lesionados. Para huir del dolor, cambiamos el apoyo del pie y la forma de caminar. Todo ello se realiza de manera automática e inconsciente por el sistema neuromuscular. Con el tiempo, usted puede acudir a su fisioterapeuta por una lumbalgia. Quizás la causa de su dolor actual sea debido al reajuste que sus articulaciones tuvieron que hacer para caminar sin dolor cuando tuvo el esquince de tobillo. 

Estas compensaciones que nuestro cuerpo realiza para evitar u ocultar el dolor, requieren una visión global de la deformidad y del síntoma. Bajo esta concepción y siguiendo el ejemplo anterior, no deberíamos únicamente tratar la consecuencia, es decir, el dolor de la espalda, sino también el buen apoyo del pie.

Catellano
Català
Franais