IFGM
AMIF
KINEMEZ

Lumbalgia

Qué es

Llamamos lumbalgia mecánica o lumbago, al cuadro de dolor situado en la región lumbar

Causas

Los factores más habituales son los relacionados con el sobre-esfuerzo, el estrés, las malas posturas y ciertas alteraciones en la estructura de la columna (hiperlordosis, inversión de las curvas, etc.). Estas y otras causas pueden desencadenar un desequilibrio muscular, que favorezca los esguinces ligamentosos y/o musculares. Cuando está alterada la mecánica de nuestras articulaciones (vértebras, ligamentos, disco, músculos), es relativamente sencillo que un mínimo gesto provoque un esguince y origine el dolor. No es necesario un accidente o un movimiento muy brusco para tener dolor en nuestra zona baja de la espalda. Existe un mito que aún perdura referente a la falta de fuerza en la espalda como factor del mal de espalda. Basta con tocarse las lumbares para sentir la gran tensión y rigidez de la musculatura paravertebral, si además hace una flexión del tronco para intentar tocar el suelo con los dedos de la mano, sentirá más tensión en su espalda y piernas. Nuestros resultados avalan la teoría propuesta por Françoise Mézières hace más de medio siglo. La espalda no se debe reforzar sino flexibilizar.

Síntomas

Cuando nos referimos a lumbalgia o lumbago inespecífica, estamos descartando, en principio, otra lesiones más importantes como la hernia discal. En el lumbago los síntomas se centran en la zona baja de la espalda pudiendo llegar hasta los glúteos, pero no existe irradiación hacia la pierna.

Los síntomas pueden ser muy variados dependiendo del origen, desde un dolor constante y difuso, hasta un dolor agudo localizado a un lado de las vértebras lumbar que impide a la persona realizar cualquier gesto con su espalda e incluso caminar. La gran mayoría de veces el dolor transmitido por el nervio sensitivo, se debe a un espasmo o contractura de los pequeños músculos espinales.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa principalmente en la anamnesis y la exploración. La historia clínica para conocer (antecedentes, estado psicológico, qué le duele, por dónde se distribuye el dolor, existe alguna postura que mejore o empeore la sintomatología, etc.), seguida de una exploración clínica con palpación de la columna y su musculatura, exploración de la movilidad articular. Asociamos a este examen clínico un análisis global, es decir, las alteraciones posturales y el estado de las cadenas musculares.

Siempre en segundo lugar y nunca sustituyendo a la exploración clínica, pueden realizarse una serie de pruebas complementarias: radiografías, resonancia magnética, TAC y otras pruebas para completar el estudio. Un especialista médico será quien decida la conveniencia o no de efectuar estos estudios complementarios para establecer un diagnóstico preciso. Recuerde que la gran mayoría de lumbalgias mecánicas pueden diagnosticarse y tratarse sin ninguna prueba.

Tratamiento

La reeducación postural Mézières trata eficazmente esta patología. El enfoque deberá ser siempre global si queremos mantener los resultados a largo plazo. El éxito radica en buscar la causa primaria de la lesión que puede estar o no en la región lumbar. La terapia manual específica del eje cráneo-sacral, rearmonización de las cadenas musculares, mejora de la imagen corporal y de un trabajo respiratorio adecuado son algunas de las técnicas utilizadas en nuestros tratamientos.

Es importante asociar a la fisioterapia normas de ergonomía laboral. Se ha de estudiar el puesto de trabajo de cada persona para aconsejar sobre las posturas y el mobiliario más adecuado. En general, los tratamientos medicamentosos (analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares) y los ortopédicos (ortesis), están indicados únicamente para la fase aguda que suele durar varios días. Los dolores de más de 3 meses de evolución se consideran crónicos. Su médico le orientará mejor sobre este particular.

La prevalencia del dolor de espalda en muy elevada, del orden del 85%. Eso quiere decir que es probable que en algún momento de su vida haya tenido una lumbalgia. En ocasiones con un poco de reposo relativo el dolor se atenúa hasta desaparecer. Pero si usted detecta que estos dolores cada vez son más frecuentes es importante que acuda a un profesional porque las lumbalgias de repetición son la antesala de problemas más importantes.

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedin

Catellano
Català
Franais