IFGM
AMIF
KINEMEZ

Suelo pélvico - Abdominales

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico está formado por una serie de estructuras anatómicas, fascias, músculos, vasos, nervios y orificios, que cierran la base del abdomen formando un rombo osteofibroso delimitado por la sínfisis púbica, las ramas óseas isquio-púbicas, los isquiones y el cóccix. Es la región perineal.

La función del suelo pélvico consiste en proporcionar sostén a toda la parte baja del abdomen y permitir el paso de sus 3 orificios: uretra, vagina y ano, ejerciendo un papel muy importante en el control uretral y anal.

¿Cuáles son las causas de lesión del suelo pélvico?

Hay diferentes factores que pueden afectar la musculatura del periné o suelo pélvico, entre los más importantes podemos encontrar la cirugía génito-urinaria y/o tratamiento farmacológico, el embarazo, parto y post-parto, el envejecimiento y menopausia,  tos crónica y tabaquismo, estreñimiento, obesidad, ejercicio físico intenso y  actividad laboral de carga o impacto.

Los Síntomas

Una disfunción del periné puede tener diferentes consecuencias como la incontinencia urinaria, prolapsos viscerales (descensos de matriz, vejiga o recto) que causan sensación de pesadez sobre el periné, disfunciones sexuales (disminución de la sensibilidad, dolor), infecciones urinarias de repetición y  alteraciones posturales (flacidez abdominal, desplazamiento de masas corporales).

El Diagnóstico

Es imprescindible realizar una historia clínica completa que incluya los antecedentes, conocer el estado actual de la persona y su patología; así como recoger los signos y síntomas de la paciente.

Seguidamente realizaremos la exploración física, con especial atención a la zona pélvica y lumbar,  a la zona abdominal y diafragmática, así como  a la respiración.

El análisis postural y de la cadenas musculares completará la exploración global.

Para finalizar realizaremos un test de la musculatura del periné por vía intravaginal, para reconocer la zona y valorar el tono muscular.

El Tratamiento

Es importante realizar un tratamiento preventivo en aquellas personas que tengan factores de riesgo para desarrollar patología, y valorar en cada caso las medidas preventivas que le serán necesarias para evitar la evolución.

El tratamiento va dirigido a reconocer la zona del suelo pélvico, devolver la conciencia corporal a través de un trabajo de sensibilización y propiocepción de la pelvis externa e interna. Se realiza un trabajo respiratorio y de libertad del diafragma, para poder introducir, cuando sea necesario, un trabajo abdominal hipopresivo.

Es importante valorar en cada caso la posibilidad de hacer la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).  La GAH consiste en una serie ordenada de ejercicios posturales rítmicos que reforzaran la faja abdominal sin efectos negativos sobre el suelo pélvico. 

Finalmente es importante introducir este trabajo en la reeducación postural a través del Método Mézières para completar el tratamiento e integrarlo en la globalidad de la postura y el movimiento.

Catellano
Català
Franais