IFGM
AMIF
KINEMEZ

Condromalacia rotuliana

¿Qué es?

La rotula o patela es un hueso de forma redondeada y aplanada, situada en la parte anterior de la rodilla. Es un hueso "suelto" sujeto por el tendón rotuliano y por el  músculo cuádriceps,  y que se articula con el fémur, de ahí su nombre de articulación fémoro-patelar. Esta articulación junto con la que forman el fémur y la tibia, constituyen la articulación de la rodilla.  Su principal función es la de participar en los movimientos de flexión y extensión. Cuando existe una mala alineación de la rotula, se producen fricciones durante los movimientos provocando una sobrecarga del cartílago de la rótula y una degeneración evolutiva.

Esta lesión se conoce con diversos nombres. Además de condromalacia rotuliana, también se denomina síndrome fémoro-patelar, o síndrome de hiperpresión rotuliana externa, o síndrome anterior de la rodilla.

Síntomas

Dolor en la cara anterior de la rodilla que se acentúa al realizar los movimientos de flexo-extensión de la rodilla, sobretodo subir y bajar escaleras o ponerse de cuclillas. Si la degeneración es importante pueden existir inflamación, limitación del movimiento y crepitaciones.  

Causas

La rodilla contiene una cantidad pequeña de líquido que lubrica el cartílago. También ayuda a acojinar la articulación. En la osteoartritis, este líquido no funciona correctamente, lo que dificulta mover las articulaciones. .Si bien la causa de una condromalacia rotuliana pueden ser secundaria a un traumatismo directo o a factores congénitos, lo más frecuente es que la causa sea estructural y funcional. Una mala alineación del miembro inferior (flexum o recurvatum de rodillas, o genu-valgum (forma de "X")), una mal apoyo del pie, la hiperlordosis lumbar, o la falta de flexibilidad muscular, puede estar en el origen de esta enfermedad.

Diagnóstico

Un examen clínico realizado por un profesional experimentado suele ser suficiente para emitir un diagnóstico acertado. No obstante, pueden ser necesario la realización de radiografías en diferentes posiciones o incluso un TAC para conocer el grado de desalineación de los huesos.

Tratamiento

El tratamiento suele ser conservador. Es importante que la rodilla se mantenga activa y el paciente tenga un peso y una alimentación saludables . El sobrepeso es enemigo número uno del desgaste articular. Algunas personas puede que necesiten tomar también analgésicos (fármacos o naturales) o suplementos nutricionales para disminuir el dolor y mantenerse en movimiento. Hacer ejercicio suave ayuda también a tener menos dolor y mejor funcionalidad.  El caminar por terrenos planos, nadar y el ejercicio aeróbico acuático son buenas opciones, evitando en lo posible subir y bajar escaleras o pendientes o caminar por la montaña.

La fisioterapia que se realiza en KineMez se fundamenta en el concepto de globalidad para el tratamiento de estas dolencias. Efectivamente, la interrelación de las cadenas articulares (pie, tobillo, rodilla, cadera, columna, etc.) es tan estrecha que cualquier desajuste de una implica a la otra. Así por ejemplo, una hiperlordosis lumbar puede favorecer un genu-recurvatum que a su vez provoque un inestabilidad rotuliana y el dolor consecuente. Si no se trata la espalda difícilmente la rótula podrá mejorar su alineación.

Es necesario un estudio preciso de su postura y de sus cadenas musculares, para que, a partir de ese análisis, se pueda plantear un tratamiento integral. Usted debe saber que numerosos estudios confirman que la potenciación selectiva  del cuádriceps no mejora esta lesión. En muchas ocasiones se indica a los pacientes tonificar este músculo pero no sólo no hace mejorar sino que puede empeorar su problema. Los deportistas que hacer halterofilia suelen sufrir de condromalacia rotuliana.

La cirugía puede estar indicada en casos muy particulares. Una malformación congénita de cualquier hueso de la rodilla o, en casos de artrosis fémoro-patelar severa puede precisar una transposición ósea o una prótesis.

Catellano
Català
Franais