IFGM
AMIF
KINEMEZ

Lesiones del ligamento

¿Qué es el ligamento y para qué sirve?

El ligamento es una cinta o membrana de tejido fibroso denso, principalmente colágeno, el cual se inserta en los huesos o cartílagos y que sirve como nexo de unión de las articulaciones.

La función de los ligamentos es básicamente la unión y estabilización de estas articulaciones.

¿Qué es una lesión ligamentaria?

Es la afectación del tejido conjuntivo producido por una distensión, rotura parcial o total.

Causas

Un traumatismo directo sobre la articulación puede provocar un sobreestiramiento del ligamento, que según la intensidad puede ser desde una distensión sin rotura o esguince común (grado I), una rotura parcial (grado II) hasta una rotura total (grado III).

Síntomas

Dependerá del grado de lesión, es decir, si solo es un esguince o se ha roto.

En general aparece un dolor agudo que impide el movimiento y una tumefacción. Si es grado II suele aparecer un hematoma con ligera  inestabilidad articular, mientras que en la rotura total todos estos síntomas son de mayor intensidad quedando la articulación inestable.

Diagnóstico

Un interrogatorio básico y test clínicos específicos nos dan una información muy precisa del tendón y grado de lesión, no obstante, se pueden prescribir pruebas complementarias (resonancia magnética) para confirmar el diagnóstico y conocer si existen arrancamientos óseos asociados.

Tratamiento

Siempre que las lesiones ligamentosas no comporten una ruptura masiva de las fibras y/o una inestabilidad excesiva de la articulación afectada, o una imposibilidad casi total de nuestras funciones biomecánicas, el tratamiento de elección siempre será conservador u ortopédico. En el caso de roturas totales el tratamiento deberá ser quirúrgico. Para el resto, el  tratamiento se basará en la reducción inmediata de la  inflamación y del dolor, seguido de un programa de reeducación para la mejora de la estabilidad, la fuerza y la propiocepción, además de un buen entrenamiento de retorno a la actividad deportiva específica.

Desde el punto de vista de global, en ocasiones podemos actuar a través de la prevención. Así por ejemplo, las personas que sufren esguinces de repetición en sus tobillos puede ser debidos a un mal apoyo del pie secundario a la forma que tienen sus miembros inferiores. Las tensiones de las cadenas musculares puede favorecer la desalineación de las piernas y, en consecuencia, un mal apoyo del pie.

Catellano
Català
Franais