IFGM
AMIF
KINEMEZ

Lesiones musculares

Los problemas musculares son una de las principales causas que provocan en los deportistas una pérdida parcial o total de su actividad y, por lo tanto, una limitación en la progresión de su rendimiento deportivo.

Dependiendo de la especialidad deportiva las lesiones pueden ser en el miembro superior (ejemplo: deportes de lanzamiento como el balonmano), en el miembro inferior (ejemplo: deportes de carrera como el atletismo) o en el tronco (ejemplo: deportes asimétricos como el golf).

Cada vez más integramos el deporte a nuestra vida diaria y, por tanto, debemos saber que estamos constantemente poniendo a nuestros músculos en riesgo a sufrir cualquier lesión. En consecuencia, deberíamos estar alerta y ser prudentes, conocer qué cosas debemos hacer para prevenir futuras lesiones.

¿Qué es un músculo?

Los músculos son las estructuras encargadas de producir el movimiento de nuestras articulaciones gracias a la contracción de sus fibras. Los músculos tienen la capacidad de contraerse cuando reciben una señal eléctrica (nerviosa), y de relajarse para volver a su posición inicial.

El músculo está formado por numerosos fascículos envueltos por una membrana (aponeurosis) y, en su interior, contiene pequeñas fibras compuesta a su vez por miles de miofibrillas, lugar donde se produce la contracción muscular.

En los extremos musculares se encuentran los tendones, estructuras fibrosas poco elásticas, que unen los músculos a los huesos.

¿Qué es una lesión muscular?

Cuando la estructura dañada es la fibra muscular,  bien sea parcial o total, se considera que existe una lesión muscular.

Causas

Si eliminamos las causas neurológicas (accidente vascular cerebral con músculos espásticos o rígidos) y reumatológicas (como la fibromialgia), una lesión muscular puede ser causada por factores traumáticos (caídas) o atraumáticos (por ejemplo, programa de estiramientos inadecuado). Obviamente, para que el músculo tenga una buena calidad de contracción y flexibilidad necesita ser nutrido adecuadamente, la alimentación juega un rol fundamental en la salud muscular.

Los deportistas, tanto de elite como amateur, suelen dar más importancia a la tonificación que al estiramiento. Esto es un error muy común que provoca el desequilibrio en la tensión de las cadenas musculares. El exceso de rigidez muscular frena al movimiento, ya que el músculo pierde flexibilidad, imposibilitando a la articulación complete todo su recorrido. Los gestos deportivos se vuelven poco armoniosos, se reduce la eficacia, la competitividad y se incrementa el riesgo de lesión.

Síntomas

 Depende del tipo de lesión que se produzca, puede ser desde una leve inflamación local hasta una rotura fibrilar. El dolor puede aparecer al día siguiente de la actividad deportiva con molestias localizadas directamente sobre el músculo del tipo “agujetas”, a causa de un ejercicio excesivamente intenso o por estar poco acostumbrado o por mala nutrición. Puede ser un dolor en forma de “rampa” muscular en el mismo momento de la actividad. El deportista nota un tirón repentino del vientre muscular (muy típico en los gemelos o en los isquiotibiales). En ocasiones la persona siente como un “bulto” justo en la zona muscular, es la contractura muscularque duele al presionar y se relaja al estirar. Por último, el deportista puede sentir un "pinchazo"  que le obliga a interrumpir su actividad deportiva de forma momentánea o definitiva. Este dolor es debido a una rotura parcial del músculo (rotura fibrilar) o total (rotura muscular). En esta situación el dolor es muy intenso, invalidante, con inflamación y hematoma local.

Diagnóstico

Un examen clínico suele ser suficiente para diagnosticar el tipo de lesión, pero en el caso de las roturas musculares se hace preciso un estudio complementario mediante una resonancia magnética o una ecografía para conocer el alcance de la lesión.

Tratamiento

El tratamiento estará directamente relacionado con el tipo, grado y momento de la lesión.

En la fase aguda, es decir durante las primeras 48 a 72 horas, debemos utilizar medidas antiinflamatorias y analgésicas.

El hielo aplicado durante 10-15 minutos directamente sobre la zona (para evitar quemaduras colocar entre la piel y el hielo, una tela fina)  reducirá considerablemente la inflamación y suavizará el dolor. Si la lesión es poco grave se pueden practicar vendajes específicos por un fisioterapeuta (taping o neurotaping-"tiras de colores"). Reposo durante 2 o 3 días. Si la rotura es importante se precisará de un tratamiento médico de urgencia.

En la fase subaguda, además de la aplicación de ciertos aparatos de electroterapia específicos, es la terapia manual, en sus diversas modalidades, la más conveniente. Favorece la cicatrización de los tejidos, la disminución del edema o inflamación, y la mejora de la función muscular.

Para nosotros lo más importante es la prevención. Un examen riguroso del estado de las cadenas musculares y del gesto deportivo resulta muy útil para conocer la predisposición de un deportista a sufrir lesiones musculares.

La visión global del Método Mézières permite determinar las huellas que el deporte deja en su cuerpo para poder tratarlas siempre bajo un punto de vista global. Los estiramientos activos de las cadenas musculares al lado de un trabajo propioceptivo riguroso, permiten reequilibrar el sistema eficazmente, liberando al músculo de un exceso de tensión, a la articulación del movimiento y dotando al cuerpo de una mayor “sensibilidad” para la competición.

Para realizar un trabajo global será necesario compaginar el tratamiento físico con una adecuada conducta nutricional y suplementación específica para cada caso.

Catellano
Català
Franais